BIENES DE INTERÉS CULTURAL

 

En la provincia de Teruel se han documentado numerosos afloramientos con icnitas de dinosaurios, de los que 13 han sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Aragón, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Paleontológica (Decreto 20/2003, de 28 de enero, y Decreto 18/2004, de 27 de enero, del Gobierno de Aragón).

 

Una de las características más notables de estos yacimientos es su amplio registro temporal, con edades diversas, así como la conservación de morfologías muy variadas.

 

Además, hay que señalar la existencia de un elevado número de Bienes de Interés Cultural: 10 Conjuntos Históricos, 21 monumentos, una Zona Arqueológica, más de 600 emplazamientos arqueológicos inventariados y dos importantes conjuntos de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, con varios abrigos incluidos en Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Seis de estos yacimientos paleontológicos declarados BIC se encuentran dentro del Geoparque del Maestrazgo.

 

BARRANCO LUCA (Galve)

El yacimiento contiene más de 60 huellas de saurópodo que están distribuidas en dos afloramientos. A veces se observan asociaciones de pares correspondientes a las huellas de los pies y de las manos de estos dinosaurios.

EL CANTALAR (Galve)

En este yacimiento del tránsito Jurásico-Cretácico se sitúan rastros con icnitas de diferentes productores. Uno de ellos contiene icnitas tridáctilas atribuidas a un dinosaurio terópodo y otro, con un total de once huellas, se ha atribuido a un arcosaurio cuadrúpedo de unos 12 metros de longitud (un cocodrilo para algunos autores y un saurópodo para otros).

LAS CERRADICAS (Galve)

Localizado sobre un estrato de arenisca de la Formación Villar del Arzobispo (tránsito Jurásico Superior-Cretácico Inferior) que presenta abundantes marcas de corriente formadas antes que las huellas. En él se han documentado más de 150 icnitas.

Varios rastros incluyen huellas típicamente tridáctilas producidas por pequeños dinosaurios, en principio identificados como terópodos, pero que interpretaciones posteriores avalan que debieron de ser producidos por ornitópodos (se pueden observar huellas ovaladas de pequeñas manos asociadas a pies tridáctilos).  También se han encontrado varios rastros atribuidos a pequeños saurópodos. Los rastros paralelos fosilizados en este yacimiento parecen indicar un comportamiento gregario en ornitópodos basales y en saurópodos titanosauriformes.

CORRALES DEL PELEJÓN (Galve)

En este yacimiento hay 40 huellas, 36 de ellas agrupadas en siete rastros. En general, las icnitas se han asignado a dinosaurios terópodos de mediano y de pequeño tamaño. Además, también las hay de dinosaurios fitófagos de tipo ornitópodo. Este yacimiento ha sido tradicionalmente situado en el Cretácico Inferior, dentro de la Formación El Castellar, aunque las últimas investigaciones lo sitúan en la Formación Villar del Arzobispo, que se sitúa por debajo y es más antigua (tránsito Jurásico Cretácico).

Miravete de la Sierra

Se conocen dos afloramientos (Miravete 1 y Miravete 2). En el primero se aprecian en torno a 70 huellas ovaladas que se han asignado a dinosaurios saurópodos. En Miravete 2 afloran cinco huellas saurópodos y una huella tridáctila terópoda de Miravete 2 se expone en el Museo Paleontológico de Dinópolis.

Abenfigo (Castellote)

Se trata del yacimiento de icnitas de dinosaurio más moderno (Cretácico Superior) de los documentados en la provincia de Teruel. Contiene unas cuarenta huellas tridáctilas distribuidas sin rastros aparentes. Sus características permiten asociarlas al grupo de las icnitas terópodas.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Consultoría Rural Innodes Consultores S.L.